¿Cómo viajar a Marrakech?

Opciones para viajar a Marrakech

Una de las formas más interesantes para viajar a Marrakech es hacerlo en coche propio o en coche de alquiler (puedes contratar tu coche de alquiler desde aquí).

Las carreteras en Marruecos están bastante bien en comparación con otros países del Magreb, por lo que si quieres viajar y ahorrar se trata de una opción muy buena, tratándose en este caso de un viaje de aventura sin especiales riesgos.

Si decides viajar en coche, habrás de coger el ferry desde Algeciras o Tarifa hasta Tánger, y, una vez en Tánger, encontrarás una autopista de peaje (con muy poco tráfico) que te llevará directamente hasta Marrakech (casi 600 km), pasando por una serie de ciudades muy interesantes para descansar (como Casablanca y Rabat). La salida del “ferry” es cada 2 horas y tiene un coste aproximado de 110€ si decides llevar el coche (si compras ida y vuelta tienes un 10% de descuento). En caso que decidas alquilar un coche directamente en Tánger, te costará el ferry unos 30€.

Si optas por el coche, te recomendamos que respetes los límites de velocidad para evitar problemas, aunque veas poco tráfico en las carreteras marroquís.

Otra opción para viajar a Marrakech es el avión, que por no más de 300€ puedes tener un billete de ida y vuelta. El vuelo no es directo, por lo que harás escala en Casablanca, normalmente, aunque siempre con la misma compañía aérea, salvo imprevistos (puedes comprar tus billetes de avión desde aquí).

El aeropuerto de Marrakech es el de Menara. Es un aeropuerto pequeño, pero bien comunicado con el centro de la ciudad, siendo las opciones el autobús o el taxi (te recomendamos el autobús, por el precio, aunque el taxi es más rápido, si bien te arriesgas a que te la jueguen con el precio, que, en todo caso, no debería superar los 6€). En cuanto a los taxis, el precio has de fijarlo siempre de antemano y regatear un poco (a la salida del aeropuerto verás una gran cantidad de taxis, por lo que siempre puedes “amenazar” al taxista con la oferta de otro taxista).

Y, finalmente, otra opción para viajar a Marrakech es el autobús. Puedes viajar en autobús desde la misma España o desde Marruecos. Es una opción muy barata para viajar, recomendándote para ello la empresa española ALSA; puedes obtener informacion sobre trayectos, rutas y tarifas en la página web de ALSA (también puedes comprar tus billetes de autobús desde aquí, donde podrás realizar comparativas entre las distintas compañías de autobús).

Moverse por Marrakech

Si eres de los amantes del regateo, de quienes gustan pasarse minutos negociando en la compra de alguna baratija o en de cualquier servicio, no cabe duda de que en Marrakech y sus taxistas vas a moverte como pez en el agua.

Efectivamente, en Marrakech la mejor opción para moverte por Marrakech y sus alrededores es el taxi, a lo que se le une el aliciente del “regateo”, todo un arte que podrás practicar en esta ciudad a tus anchas si decides optar por este medio de transporte en tus desplazamientos por la zona. En todo caso, resulta imprescindible que el precio del taxi lo hayas fijado antes de subir, no debiendo superar dentro de la ciudad como media los 2€ (20dh), si bien por la noche el precio puede subir un poco más.

A la hora de buscar un taxi verás que recibirás múltiples ofertas de los distintos taxistas que están parados. No te dejes apabullar y negocia con diferentes taxistas hasta obtener el mejor precio, ya que, a la larga, puedes ahorrarte un buen puñado de euros si multiplicas los viajes que puedes llegar a hacer en taxi.

Obviamente, si eres de los que no les gusta regatear y prefieres tenerlo todo hecho, te recomendamos que pidas el taxi en la recepción del hotel en que te alojes, aunque ello te puede costar un poco más, especialmente porque deberás pagar propina por el encargo.

A la hora de hablar de los taxis en Marrakech, debemos distinguir dos clases:

  • Grands-taxis: : Se trata de grandes coches (en su mayoría Mercedes viejos) que sí cuentan con una tarifa fija, aunque su ruta también es fija y actúan a modo de autobuses de línea. No son recomendables porque dan poca libertad, se llenan hasta los topes y has de esperar a que estén llenos para que se pongan en marcha.
  • Petits-taxis: Son los taxis habituales de la ciudad de Marrakech, normalmente turismos pequeños. Se trata de los taxis a los que venimos refiriéndonos.

En todo caso, si vas a moverte únicamente por las callejuelas y zocos de Marrakech, la mejor forma es que te proveas de un plano de la ciudad (aquí te puedes descargar en PDF un plano turístico de Marrakech) y hagas tus visitas a pie, ya que de esta forma podrás disfrutar a fondo de la ciudad sin necesidad de estar preocupándote por el “regateo”. Eso sí, si es la primera vez que viajas a Marrakech, es recomendable que te acompañe un guía turístico, sobre todo para tener que estar esquivando las innumerables ofertas al respecto que recibirás de algunos enjambres de niños que pululan alrededor de los turistas, bien para pedir dinero u otras regalías, bien para servirte como guías turísticos improvisados.

Y, desde luego, lo que no debes dejar de utilizar es el autobús turístico que hace la ruta por las principales atracciones y monumentos de la ciudad.

Efectivamente, en Marrakech hay un servicio de bus turístico que presenta dos modalidades:

  • Marrakech Monumental: Hace la ruta por los monumentos imprescindibles de Marrakech, como la Koutoubia y las Murallas. Los autobuses salen cada 60 minutos
  • Marrakech Romantique: También salen cada 60 minutos, aunque el trayecto es más corto que el anterior, recorriendo lugares como La Palmeraie o los Jardines Majorelle.

En ambos casos el autobús sale de la Oficina de Turismo de Marrakech, en la Avenida Mohammed V, aunque puedes subirte a estos autobuses en cualquiera de las paradas de su recorrido. El trayecto viene a costar unos 10€, aunque existen descuentos para niños. El servicio es prestado por Alsa City Sightsseing, una empresa del grupo español ALSA, utilizando para ello autobuses de dos pisos descubiertos, fácilmente identificables por su color rojo.

En fin, también tienes la opción más romántica de pasearte por Marrakech utilizando las tradicionales calesas de caballos. Las encontrarás a las puertas de los hoteles de lujo y en lugares muy turísticos, como la Koutoubia y Jemaa-el-Fna, son de tarifas fijas (no obstante conviene dejar claro el precio desde el principio) y resultan muy útiles para hacer un recorrido romántico por Marrakech y los alrededores. Obviamente, el precio es mayor que cualquier otro tipo de transporte público, pero la experiencia es mágica y te la recomendamos.

Por lo demás, para moverte por Marrakech y alrededores puedes utilizar también los autobuses públicos urbanos e interurbanos, pero, de antemano, ya te avisamos de que no son recomendables, sobre todo en las horas punta, ya que se saturan de gente y resulta más cómodo y eficaz utilizar otros medios de transporte, como es el caso de los anteriores que te hemos mencionado o, cómo no, el socorrido alquiler de bicicletas o de ciclomotores del que te puedes informar en el hotel en que te alojes, aunque te avisamos de que conducir por Marrakech una bicicleta o un ciclomotor es realmente una temeridad, ya que los conductores no los respetan en absoluto.

Finalmente, alquilar un coche es también una buena opción (puedes contratar tu coche de alquiler desde aquí), pero sólo para moverse por los alrededores de la ciudad, ya que Marrakech es un caos para conducir (no por el volumen de vehículos, que no es alto, sino por el nulo respeto por las normas de circulación de sus conductores). Te recomendamos que si optas por alquilar un coche lo hagas antes del viaje o en el propio aeropuerto a través de alguna compañía internacional y seria, como es el caso de Hertz.