¿Qué hacer y visitar en París?

Moverse por París

Una vez en París, y para tu movilidad, tienes la opción del taxi hasta tu hotel, pero te advertimos de que los taxis en París son especialmente caros, por lo que si puedes solicitar la recogida por los servicios del hotel que contrates mucho mejor. Además, para que no te coja de sorpresa, coger un taxi en París no es tarea fácil, a lo que se une que no tienen un color propio que los identifique, sino sólo el luminoso en el techo que indica “taxi”. También has de recordar a la hora de coger un taxi en París que los conductores no suelen ser especialmente agradables, sobre todo de noche, ya que si no les interesa el trayecto solicitado directamente te rechazarán.

Sin embargo, la mejor opción para moverte por París es el Metro, ya que hay gran cantidad de líneas y estaciones, muy próximas entre ellas, de modo que en casi todas partes encontrarás una estación de Metro. No obstante, el Metro de París no está especialmente cuidado, salvo en las líneas más modernas, por lo que encontrarás muchas estaciones sucias y con mal olor, a lo que se une la frecuente mala señalización e indicaciones para el viajero, especialmente en el caso de los transbordos. Ten en cuenta que sobre la 1.00 h de la madrugada deja de funcionar el Metro hasta, aproximadamente, las 5.00 h.

Probablemente, la línea del Metro de París que más utilizarás será la línea 1, ya que desde La Défense llega hasta El Louvre, pasando por El Arco del Triunfo y los Campos Elíseos entre otros lugares de interés, con diversas paradas en estos lugares.

El Metro de París cuenta con 14 líneas (del 1 al 14) y te puedes informar a fondo sobre esas líneas, trayectos, horarios, planos, tarifas y abonos en la página oficial de los transportes metropolitanos de París, aunque también te puedes descargar un plano en PDF del Metro de París desde aquí.

En cualquier caso, te recomendamos paciencia a la hora de utilizar el Metro de París, sobre todo en el caso que hayas de cambiar de vagón en los trasbordos, ya que las indicaciones dejan mucho que desear y, si no tienes experiencia, puedes perder bastante tiempo buscando la vía que te corresponde.

Íntimamente relacionado con el Metro está el RER, que es similar a nuestros trenes de cercanías, comunicando París con la periferia de la ciudad, aunque de carácter suburbano. Decimos que está íntimamente relacionado porque muchas líneas son comunes para ambos servicios y, de hecho, si pides un mapa del Metro de París en las ventanillas del Metro, verás que aparecen incluidas algunas líneas del RER (distinguirás unas líneas de otras porque las del Metro aparecen indicadas con números, mientras que las del RER lo están con letras de la A a E más un número). No obstante, la opción del RER sólo te la recomendamos de forma excepcional, según el destino al que vayas, ya que sus líneas no paran en todas las estaciones y te puedes pasar de parada, ya que se trata de un tren suburbano cuya finalidad es unir el centro con las ciudades y barrios dormitorio, estando sus paradas mucho más alejadas. Recuerda que puedes descargarte un plano en PDF de las líneas del RER desde aquí.

Podrás comprobar que el billete de Metro también te sirve para utilizar el RER, lo que te va a resultar muy práctico y económico el combinar ambos servicios. Este billete combinado también te permite la utilización del tren o SNCF (el SNCF es la empresa pública que gestiona los ferrocarriles franceses, incluido el TGV, cuyas estaciones término en París son las que te hemos mencionado más arriba).

Otra opción para moverte por París es el autobús, si bien sólo te lo recomendamos para moverte por lugares céntricos, ya que la frecuencia de paso se puede dilatar bastante y te puedes encontrar con la sorpresa de que algunas líneas no funcionen en festivos o, sencillamente, a las 20.00 h dejen de prestar servicio. No obstante, sí que te puede resultar muy útil la línea nocturna de autobuses llamada “Noctambus” (cuenta con 18 líneas denominadas con letras), aunque debemos advertirte de que, en ocasiones, no es especialmente agradable por los “personajes” que viajan a esas horas. Recuerda que te puedes descargar mapas y planos en PDF de las líneas de autobús de París desde aquí.

Eso sí, una opción que te recomendamos especialmente es el llamado “Balabus”, una línea de autobús especial que circula sólo de abril a septiembre y únicamente los domingos y festivos de 13.30 horas a 20.30 horas. Este autobús especial te permitirá desplazarte por las zonas más turísticas de París a toda velocidad los días festivos, como es el caso de La Bastilla, el Arco del Triunfo, los Campos Elíseos, la Torre Eiffel o el Museo del Louvre.

En cualquier caso, para más información, puedes acudir a la página oficial de los transportes metropolitanos de París. En ella encontrarás precios, tarifas, abonos y rutas de los distintos medios de transporte públicos en París. Es especialmente recomendable visitar esa página, ya que los transportes metropolitanos en París son muy amplios y ofrecen infinidad de combinaciones, existiendo abonos de transporte combinados que te permiten la utilización de todos esos servicios sin consumir viajes.

Pero, desde luego, la opción más romántica para moverse por París es la del “Batobus”, que es el servicio fluvial que hace la ruta turística del Sena, siendo la compañía “Navette Batobus” la que presta este servicio y cuya página oficial es www.batobus.com, donde podrás informarte de las tarifas, rutas y horarios. Ciertamente se trata de una opción especialmente encantadora, ya que, en el marco incomparable del río Sena, podrás disfrutar de los principales atractivos del viejo París, tal y como puedes ver en este gráfico que indica las rutas del Batobus:

Como podrás comprobar, el Batobus es una de las mejores opciones para conocer el París más romántico de una forma muy especial. No obstante, la opción del Batobus no es barata, si bien te puedes hacer con un pase (según los días que vayas a estar en París), el cual te permitirá subir y bajar en las distintas paradas cuantas veces quieras (si vas a viajar a París varias veces al año, es muy recomendable el pase anual, ya que tiene un precio de unos 55€ y lo puedes utilizar sin límite durante todo el año, existiendo también descuentos especiales para niños y estudiantes).

Y, por supuesto, siempre tienes la opción de alquilar un coche para moverte en París, ya sea en el propio aeropuerto, ya sea en la estación de trenes, según la opción de viaje elegida (puedes contratar tu coche de alquiler desde aquí). Sin embargo, como ya te hemos indicado, moverte por París en coche puede resultar algo desquiciante. Mejor si utilizas el coche para salidas fuera de la ciudad.

Como podrás comprobar, los Distritos o “Arrondissements” de París están organizados en espiral, en el sentido de las agujas del reloj en torno al Sena, por lo que te resultará bastante útil recordarlo para ubicarte en París. Conviene también recordar que los mayores atractivos turísticos se encuentran en los Distritos que van del 1 al 8, ya que en ellos se encuentran ubicados, por ejemplo, El Louvre, Notre Dame, la Ópera, así como la Avenida de los Campos Elíseos que parte desde el principio del Distrito 8 hasta La Défense, la zona financiera más importante de París y, probablemente, una de las más importantes del Mundo. En el plano en PDF de los Distritos o “Arrondissements” de París que te puedes descargar desde aquí encontrarás la organización administrativa de París de forma simplificada para que te puedas situar.

De visita obligada en París

Sin duda alguna París ofrece al visitante una oferta casi inacabable de atractivos turísticos, los cuales van desde los grandes iconos parisinos hasta los lugares más recónditos del viejo y más bohemio París. Efectivamente, París te ofrece una amplísima variedad de posibilidades turísticas, aunque, en realidad, todo París constituye un conjunto indivisible en el que hasta el más insignificante café junto al Sena encierra un encanto y una magia especiales.

Comenzando nuestra visita turística por París, te indicamos una serie de lugares y monumentos imprescindibles, teniendo siempre presente la organización administrativa de París antes señalada y recordándote que el eje central de París es siempre el río Sena, referencia que has de tener siempre presente para no perderte (al final de esta página encontrarás un mapa de París para que te puedas ubicar):

  • La Torre Eiffel: Sin duda alguna, el monumento más emblemático de París es la Torre Eiffel, símbolo de la constante modernidad de Francia y que constituye visita obligada para todo el que viaja a París. Está situada en el Campo de Marte, junto al río Sena, en el 7º Distrito o Arrondissement. Para subir puedes utilizar el ascensor (unos 11€) o a pie (unos 6€). Para llegar a la Torre puedes utilizar todos los medios de transporte existentes en París (Metro, RER, autobús y taxi), así como el “Batobus”, que es el servicio de transporte por barco a través del Sena y al que antes nos hemos referido.
  • El Arco del Triunfo: Otro edificio inevitable en París es el Arco del Triunfo, situado en la confluencia de varias avenidas en la Plaza Charles de Gaulle, avenidas tan importantes como la de los Campos Elíseos y la de la Grande Armeé. No es un simple Arco sin contenido, ya que, dadas sus dimensiones impresionantes, cuenta con un museo en su interior que podrás visitar por unos 8€, lo que incluye el acceso a su parte superior. Imprescindible la visita.
  • La Avenida de los Campos Elíseos: En si misma, esta avenida impresionante, imprescindible y cuya grandiosidad es una de las postales más características de París, constituye uno de los atractivos turísticos más importantes de esta ciudad. Esta avenida conecta la Plaza Charles de Gaulle, donde se encuentra el Arco del Triunfo, y el Arco de la Concordia, donde se encuentra ubicado el emblemático Obelisco, símbolo del dominio napoleónico en Egipto y del gusto del Emperador por la magia del Antiguo Egipto, monumento este último que se encuentra situado junto al río Sena y que da paso inmediato al Jardín de las Tullerías. La Avenida de los Campos Elíseos es un lugar imprescindible a visitar en París, ya que pasear por esta amplia avenida ajardinada nos sitúa y nos da la medida de la grandiosidad de París.
  • Los Jardines de las Tullerías: Como hemos indicado, la Avenida de los Campos Elíseos te lleva (o parte, según se mire) de la Place de la Concorde, donde se encuentra ubicado el Obelisco y a cuyo frente, junto al río Sena, se encuentran estos impresionantes y cuidados jardines que están abiertos al público, por lo que es obligada su visita. Es el conjunto de jardines más concurrido de París, ya que, además de estar abierto al público y ser gratuito, es el más antiguo de la ciudad, perfecto para dedicar toda una mañana disfrutando de un agradable paseo a orillas del Sena, gozando de sus estanques y descansando en sus innumerables bancos de madera. Llévate algo para almorzar en la mochila y disfruta de una mañana ideal en este lugar incomparable.
  • El Louvre: Separado del Jardín de las Tullerías por el Arco del Triunfo del Carrusel, se encuentra este museo imprescindible en tu viaje a París. Sin duda alguna, es uno de los museos más conocidos e importantes del Mundo, tanto por la infinidad de colecciones que alberga como por su Historia. Para entrar en el Louvre tienes la opción de hacer una interminable cola, con la posibilidad de que al final no accedas al interior, o bien comprar un pase para ver diversos museos de París (”Carte de Musées et Monuments”); obviamente, te recomendamos esta última opción, ya que por 30€, durante 2 días, puedes visitar la mayoría de museos de la ciudad (por 45€ dispones de 4 días y por 60€ 6 días). El Museo se encuentra junto al Sena y puedes acceder a él a través de todos los medios de transporte existentes en París. Recuerda que en esta Guía de París encontrarás un especial dedicado al Museo del Louvre.
  • Île de la Cité: Se puede decir que este lugar es el corazón de París, donde propiamente nació la ciudad, abrigada por el río Sena. Si visitas el Museo del Louvre podrás verla hacia el sudeste, el pleno río Sena, siendo accesible por diferentes puentes, así como en Metro, a través de la línea 4, y de Batobus. En este lugar se encuentran algunas de las instituciones más históricas de la ciudad de París, destacando el Palacio de Justicia, el Puente Cero de las Rutas de Francia (el equivalente a nuestro Kilómetro Cero), así como el Museo Nôtre Dame de París y, cómo no, la imprescindible Catedral de Notre Dame. Puedes dedicar una mañana a su visita, ya que disfrutarás del corazón mismo de París en esta visita.
  • La Catedral de Nôtre Dame: También de visita obligada, la Catedral de Nôtre Dame, situada en la Isla de la Cité, como hemos indicado, siendo su fachada (en la que destaca su impresionante rosetón flanqueado por las dos torres laterales), en combinación con su privilegiada ubicación en la referida Isla, lo que le otorgan esa belleza tan especial que la caracteriza. Tanto la Catedral como la Isla en que se ubica se encuentran en el 4º Distrito o Arrondissement de París. Este imprescindible lugar de visita en París comenzó a construirse en 1163 y se terminó en 1245, estando dedicada a la Virgen María y encuadrándose en el estilo gótico, estilo del que esta Catedral es uno de los ejemplos más antiguos de Francia. Es imprescindible y obligada la visita a este monumento, ubicado en el corazón de la historia de París y de Francia, ya que en este lugar han tenido lugar acontecimientos que han marcado la historia de Europa, como fue la Coronación de Enrique VI de Inglaterra durante la Guerra de los Cien Años o la de Napoleón Bonaparte.
  • Sainte Chapelle: Es uno de los edificios góticos más importantes del Mundo y en ella puedes encontrar reliquias especialmente valiosas para el Cristianismo, como es el caso de la Corona de Espinas. Destacan sobremanera sus impresionantes vidrieras, por lo que es uno de los edificios que necesariamente has de visitar en París. Se encuentra en la Île de la Cité, junto a Nôtre Dame.
  • La Conciergerie: Visita también muy interesante, ya que en La Conciergerie fue donde María Antonieta pasó sus últimos días antes de ser ejecutada. La visita es un tanto tétrica, ya que existe hasta una lista de los ajusticiados en la guillotina, pero muy interesante. Está situada en la Île de la Cité, cerca de Nôtre Dame, junto al Palacio de Justicia de París, produciendo todo el conjunto a las orillas del Sena una imagen realmente impactante por su belleza y majestuosidad.
  • Le Sacré Coeur: Está situado en Butte Montmartre, al norte del Sena, que es uno de los puntos más altos de París. Puedes llegar hasta esta Basílica utilizando el “Montmartrobus”, que tiene linea circular desde Place Pigalle hasta Le Sacré Coeur; también puedes usar el funicular de Montmartre; otra opción es subir utilizando las escaleras que conducen hasta la Basílica. El acceso es gratuito, salvo a algunas estancias. Su nombre oficial es el de Sacré Coeur de Jésus, y su construcción data de 1873 de la mano de la Asamblea Nacional como un edificio religioso en memoria de los franceses caídos durante la Guerra franco-prusiana, si bien su construcción se financió mediante suscripción popular. Se trata de una basílica realmente preciosa que no te puedes perder.
  • El Museo de Orsay: Cerca del Louvre está situado este museo, accesible también mediante el Batobus, destacando las obras de Van Gogh y Monet expuestas en él. Indispensable visitarlo si visitas El Louvre, ya que está muy cerca de éste, al otro lado del Sena, frente a los Jardines de las Tullerías.
  • El Centro Pompidou: Está situado en el Cuarto Distrito de París, junto al Sena, y es uno de los centros de arte moderno más importantes del Mundo, por lo que si te gusta este tipo de arte, la variedad, el colorido y la vanguardia, sin duda alguna, debes visitarlo; te sorprenderá su moderno exterior, que contrasta con su ubicación en el viejo París. Recuerda que en esta Guía de París encontrarás un especial dedicado al Centro Georges Pompidou.
    Fuente de Stravinsky: Junto al Centro Pompidou, se encuentra la Plaza Stravinsky, donde se sitúa esta fuente, que cuenta con una serie de figuras animadas en su interior. Esta Fuente de Stravinsky, que recibe a quienes visitan el Centro Pompidou, cuenta con 16 esculturas que se mueven y que presentan un gran colorido, estando dedicada la Plaza y la fuente al compositor ruso Igor Stravinsky.
  • Las Catacumbas: Originariamente, las Catacumbas de París eran unas canteras que, posteriormente, se convirtieron en fosas comunes para evitar posibles epidemias. Cuentan con casi 300 km de túneles bajo París y puedes acceder a ellas en la Plaza Denfert-Rochereau y la tarifa está en unos 7€, aunque existen entradas secretas a lo largo de todo París, lo que les añade más misterio y encanto. Puedes visitar su página oficial en www.catacombes-de-paris.fr.
  • Las Cloacas de París: Aunque suene un poco mal, no es una visita a las cloacas propiamente dichas. Se trata de una visita al Museo de las Cloacas, el cual está en Arrondissement 7. Es una visita muy interesante, ya que es una perspectiva distinta de París, permitiéndonos conocer un poco más sobre la historia y la evlución de la ciudad, ya que la pavimentación de las calles de París fue íntimamente ligada a la construcción de las primeras cloacas de la ciudad en el siglo XIII, de la mano de Felipe Agusto.
  • Palais Garnier: Es el Palacio de La Ópera de París, situado en la Plaza de la Opera y de visita obligada, ya que por sólo 12€ disfrutarás de uno de los edificios más emblemáticos de París. Su nombre se debe al arquitecto que lo diseñó, Charles Garnier, datándose su construcción del 1860 al 1875, destacando en el conjunto, además de su impresionante fachada, su no menos impresionante escalera, en la que destacan los mármoles de diferentes colores, belleza que compite con la del grandioso auditorio de la Ópera de París. Indispensable la visita a este grandioso icono de la lírica parisina situado en la Plaza de la Ópera, en el 9º Distrito o Arrondissement, al que puedes llegar utilizando las líneas 3, 7 y 8 del Metro.

Como habrás podido comprobar, la mayoría de los grandes atractivos turísticos de París se concentran cerca del río Sena, de ahí que te hayamos indicado que debes tomar siempre como referencia este río, especialmente la zona cercana a la Île de la Cité; de esta forma verás que resulta muy fácil situarte y moverte por París.

Por otra parte, otro de los principales atractivos de París son sus museos, ya que la mayoría de los grandes atractivos turísticos de la ciudad cuenta con algún museo. Efectivamente, París cuenta con una oferta museística increíble, grandes y pequeños, todos atesorando siglos de Historia, Arte y Cultura y que constituyen uno de los encantos más importantes de esta ciudad. Echa un vistazo a nuestro especial dedicado a los museos de París; te resultará bastante útil.

Mención especial entre los atractivos de París merece el Palacio de Versalles y sus jardines. Su construcción se inició en 1623 por Luis XIII, con una modesta casita de campo, para, posteriormente, ir ampliándose el complejo hasta lo que es hoy, de la mano de Luis XIV. Además de sus impresionantes jardines, destaca el “Museo de la historia de Francia”, así como el complejo de edificios que lo componen (Versalles, Gran Trianón y Pequeño Trianón, como más destacados). Sencillamente, todo el complejo es impresionante y, obligatoriamente, lo has de visitar. Te recomendamos nuestro especial dedicado al Palacio de Versalles.

Se encuentra situado en el Municipio de Versalles. Puedes acceder en tren, tendiendo en cuenta que la SNCF ofrece el “Forfait Loisirs Château de Versailles”, el cual incluye billete de ida y vuelta para un día y pase al Palacio, y lo puedes adquirir en las ventanillas “Transilien SNCF” de las estaciones de las zonas 1 a 6, así como en la página web de la FNAC.

Si vas con niños (o si vas sin ellos, como tú veas), imprescindible Eurodisney. Por 46 € puedes elegir entre el Parque Walt Disney Studios o el Parque Disneyland, pero, por un poco más (56 €) puedes acceder a los dos parques. Eso sí, para un sólo día, ya que si quieres más días el precio se dobla, pudiendo llegar a los 130 € por adulto y 100 € por niño (). En todo caso, puedes dedicar un día entero a Eurodisney y ahorrarte un dinerito; vale la pena verlo, especialmente si llevas niños. Tambíen puedes ir al Parque Asterix, aunque sólo recomendable si te acompañan niños. En ambos casos, puedes acceder a estos dos Parques en RER.

Como podrás imaginar París ofrece muchísimo más al visitante de lo que hemos descrito aquí, especialmente si tenemos en cuenta que el encanto de París no radica en unos cuantos monumentos o lugares turísticos. Efectivamente, París es todo un símbolo en si mismo, una ciudad que encierra un encanto que trasciende todas sus ofertas turísticas y que late en todos y cada uno de sus rincones, lo que le ha valido a esta ciudad el calificativo de ciudad bohemia por excelencia. Efcectivamente, París es la ciudad bohemia, la ciudad del romanticismo, la ciudad de los artistas y de los soñadores, la ciudad de las artes, de la cultura, de la cocina elevada a arte. Un París que te descubro a continuación.

El París más romántico y bohemio

Y si buscamos el París más bohemio y romántico, es de visita obligada en París uno de los lugares más bohemios de la ciudad: el Barrio Latino (“Quartier Latin”). Efectivamente, el Barrio Latino de París es uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad, en el que se encierran las esencias del París más bohemio y en el cual te puedes perder entre sus pequeñas plazas, calles y callejuelas, llenas de ambiente, ritmo y mestizaje.

Su nombre no se debe al origen mayoritariamente latino de sus habitantes, sino que se remonta a la Edad Media, cuando era habitado mayoritariamente por estudiantes que utilizaban el latín en sus estudios. Efectivamente, el Barrio Latino de París está muy cerca de la Universidad de La Sorbona, a la izquierda del Sena, de ahí que siempre haya sido un barrio especialmente populoso, sobre todo por las noches.

Hoy, el Barrio Latino de París es todo un símbolo de la multiculturalidad y de la rebeldía parisina (no en vano ha sido el lugar donde germinaron numerosos movimientos de protesta en París, como el “Mayo del 68″ o la “Comuna de París”), donde mil culturas se cruzan para ofrecer al visitante las esencias del París más popular y multicultural.

El Barrio Latino está situado en el Distrito 5º de París, cerca de la Sorbona y en la margen izquierda del Sena, a unos pasos de Nôtre Dame, abandonando la Île de la Cité. No te lo pierdas, ya que se trata de una experiencia multicultural especialmente enriquecedora, un lugar lleno de ambiente y de vida que nos evoca en cada uno de sus rincones el París más bohemio y, por qué no, el más canalla.

Otro de los lugares más románticos y encantadores de París es Saint-Germain-des-Prés, un barrio situado en el 4º Distrito de París y que se extiende alrededor de la Abadía del mismo nombre. El romanticismo de este barrio tiene su origen en la posguerra, tras la Segunda Guerra Mundial, ya que fue en esta zona donde se instalaron numerosos artistas e intelectuales de todo el Mundo, dando lugar a una mezcla cultural en la que se podían encontrar todas las tendencias del momento, desde el existencialismo se Sartre hasta el jazz, en un mismo local, todo un volcán cultural en ebullición que dio fama mundial a este barrio de Saint-Germain-des-Prés, atrayendo así a sus calles y locales nocturnos a lo más variopinto de la intelectualidad de entonces.

Artistas, actores, intelectuales, músicos, escritores, periodistas, políticos …, cualquier personaje de la intelectualidad que quisiera estar en el “cogollo” cultural del momento debía ir a Saint-Germain-des-Prés, dándose así cita en este lugar personajes como Miles Davis, los hermanos Vian, Truffaut, Giacometti y tantos otros que mantuvieron el romanticismo de los locales nocturnos (“grottes”, como se conocía a estos locales, que traducido sería “cuevas”) y las terrazas de los cafés de este barrio (hasta el propio Presidente François Mitterrand fue un personaje habitual de estos locales).

Hoy día, como ocurre con este tipo de barrios, Saint-Germain-des-Prés se ha convertido en un barrio residencial de los más caros, en el que las clases medias altas han elevado sobremanera el precio de cualquier consumición en cualquiera de sus cafés, terrazas o brasseries, sustituyéndose las librerías y locales de jazz por joyerías y tiendas de ropa, bares y locales para gente bien posicionada, …; en suma, un lugar intocable para quien quiera viajar a París y ahorrar. Sin embargo, a pesar de ello, Saint-Germain-des-Prés sigue siendo un símbolo en París, un lugar de una belleza sin igual, con sus casas y edificios de los siglos XVI y XVII y sus preciosos cafés que parecen sacados de una novela decimonónica, sus cuidadas calles adornadas por una infinidad de escaparates de galerías de arte que convierten a este barrio en uno de los más bellos de París.

Puedes llegar a Saint-Germain-des-Prés utilizando la línea 4 del Metro, ya que tiene su parada justo frente a la Iglesia del mismo nombre.

Otro de los elementos indispensables en una visita al París más romántico son sus parques, bosques y jardines. Te recomendamos que dediques un día a pasear por tu cuenta por la ciudad, sin itinerarios previstos, y que vayas descubriendo tus propios rincones.

Y ya que estamos en los idílicos paseos por París, indispensable que te des algunos por el Sena en barco. Te recomendamos que utilices el “Batobus”, ya que puedes sacar un bono para varios días y varios viajes y, de paso, utilizarlo como medio de transporte para moverte por París a la hora de visitar los atractivos cercanos al río. También tienes la opción de contratar un crucero, pero resulta algo caro (unos 60€) y no vale la pena teniendo el “Batobus”, salvo que, claro, busques algo más romántico.

En fin, y si te quieres situar en París los primeros días con uno de esos autobuses turísticos que dan la vuelta a la ciudad por los lugares más significativos, vas a encontrar bastantes opciones. Por una media de unos 30€ puedes visitar la ciudad por medio de estos autobuses durante unos 2 días. Sin embargo, no te los recomendamos, ya que la saturación del tráfico en París hace que no aproveches nada el trayecto y pierdas un tiempo precioso. Viajar ahorrando es posible, he encontrado las paginas de Mascupon que se ofrecen los descuentos y las promociones. Aquí te dejo una lista de mis paginas favoritas:

https://www.mascupon.es/tiendas/descuentos-zoo-barcelona/;

https://www.mascupon.com.mx/tiendas/cupon-bestday/;

https://www.maiscupao.pt/lojas/promocoes-nespresso/.

En todo caso, recuerda nuestra recomendación de las visitas guiadas por París, ya que son una forma barata, cómoda y eficaz de conocer París sin agobios y sin perderte detalle y en las que ya se incluyen las visitas turísticas en bus dentro de un programa organizado y equilibrado como complemento en tu visita a París, nunca como atracción principal (evita que los tópicos se conviertan en tu principal plan de visita en París, ya que no llegarás a saborerar todo lo que realmente puede llegar a ofrecerte esta ciudad).

Y para escapadas por la noche, te recomendamos la Plaza Odeón y Contrescarpe, que son dos de las zonas más importantes en París para la “marcha”. En cualquier caso, ni se te ocurra hacer “botellón” en París o tomar sustancias prohibidas en la calle, ya que puedes pasar un mal rato con la policía.

Por supuesto, París es un lugar ideal para ir de compras, aunque ya puedes imaginar que puede resultar bastante caro, de modo que contrólate. Eso sí, has de visitar las famosas Galerías Lafayette, aunque no compres nada, ya que son algo más que unos grandes almacenes. Están en el Boulevard Haussmann, nº 40.

Desde luego, ya sabes, espero tus comentarios y sugerencias.

¿Cómo viajar a Marrakech?

Opciones para viajar a Marrakech

Una de las formas más interesantes para viajar a Marrakech es hacerlo en coche propio o en coche de alquiler (puedes contratar tu coche de alquiler desde aquí).

Las carreteras en Marruecos están bastante bien en comparación con otros países del Magreb, por lo que si quieres viajar y ahorrar se trata de una opción muy buena, tratándose en este caso de un viaje de aventura sin especiales riesgos.

Si decides viajar en coche, habrás de coger el ferry desde Algeciras o Tarifa hasta Tánger, y, una vez en Tánger, encontrarás una autopista de peaje (con muy poco tráfico) que te llevará directamente hasta Marrakech (casi 600 km), pasando por una serie de ciudades muy interesantes para descansar (como Casablanca y Rabat). La salida del “ferry” es cada 2 horas y tiene un coste aproximado de 110€ si decides llevar el coche (si compras ida y vuelta tienes un 10% de descuento). En caso que decidas alquilar un coche directamente en Tánger, te costará el ferry unos 30€.

Si optas por el coche, te recomendamos que respetes los límites de velocidad para evitar problemas, aunque veas poco tráfico en las carreteras marroquís.

Otra opción para viajar a Marrakech es el avión, que por no más de 300€ puedes tener un billete de ida y vuelta. El vuelo no es directo, por lo que harás escala en Casablanca, normalmente, aunque siempre con la misma compañía aérea, salvo imprevistos (puedes comprar tus billetes de avión desde aquí).

El aeropuerto de Marrakech es el de Menara. Es un aeropuerto pequeño, pero bien comunicado con el centro de la ciudad, siendo las opciones el autobús o el taxi (te recomendamos el autobús, por el precio, aunque el taxi es más rápido, si bien te arriesgas a que te la jueguen con el precio, que, en todo caso, no debería superar los 6€). En cuanto a los taxis, el precio has de fijarlo siempre de antemano y regatear un poco (a la salida del aeropuerto verás una gran cantidad de taxis, por lo que siempre puedes “amenazar” al taxista con la oferta de otro taxista).

Y, finalmente, otra opción para viajar a Marrakech es el autobús. Puedes viajar en autobús desde la misma España o desde Marruecos. Es una opción muy barata para viajar, recomendándote para ello la empresa española ALSA; puedes obtener informacion sobre trayectos, rutas y tarifas en la página web de ALSA (también puedes comprar tus billetes de autobús desde aquí, donde podrás realizar comparativas entre las distintas compañías de autobús).

Moverse por Marrakech

Si eres de los amantes del regateo, de quienes gustan pasarse minutos negociando en la compra de alguna baratija o en de cualquier servicio, no cabe duda de que en Marrakech y sus taxistas vas a moverte como pez en el agua.

Efectivamente, en Marrakech la mejor opción para moverte por Marrakech y sus alrededores es el taxi, a lo que se le une el aliciente del “regateo”, todo un arte que podrás practicar en esta ciudad a tus anchas si decides optar por este medio de transporte en tus desplazamientos por la zona. En todo caso, resulta imprescindible que el precio del taxi lo hayas fijado antes de subir, no debiendo superar dentro de la ciudad como media los 2€ (20dh), si bien por la noche el precio puede subir un poco más.

A la hora de buscar un taxi verás que recibirás múltiples ofertas de los distintos taxistas que están parados. No te dejes apabullar y negocia con diferentes taxistas hasta obtener el mejor precio, ya que, a la larga, puedes ahorrarte un buen puñado de euros si multiplicas los viajes que puedes llegar a hacer en taxi.

Obviamente, si eres de los que no les gusta regatear y prefieres tenerlo todo hecho, te recomendamos que pidas el taxi en la recepción del hotel en que te alojes, aunque ello te puede costar un poco más, especialmente porque deberás pagar propina por el encargo.

A la hora de hablar de los taxis en Marrakech, debemos distinguir dos clases:

  • Grands-taxis: : Se trata de grandes coches (en su mayoría Mercedes viejos) que sí cuentan con una tarifa fija, aunque su ruta también es fija y actúan a modo de autobuses de línea. No son recomendables porque dan poca libertad, se llenan hasta los topes y has de esperar a que estén llenos para que se pongan en marcha.
  • Petits-taxis: Son los taxis habituales de la ciudad de Marrakech, normalmente turismos pequeños. Se trata de los taxis a los que venimos refiriéndonos.

En todo caso, si vas a moverte únicamente por las callejuelas y zocos de Marrakech, la mejor forma es que te proveas de un plano de la ciudad (aquí te puedes descargar en PDF un plano turístico de Marrakech) y hagas tus visitas a pie, ya que de esta forma podrás disfrutar a fondo de la ciudad sin necesidad de estar preocupándote por el “regateo”. Eso sí, si es la primera vez que viajas a Marrakech, es recomendable que te acompañe un guía turístico, sobre todo para tener que estar esquivando las innumerables ofertas al respecto que recibirás de algunos enjambres de niños que pululan alrededor de los turistas, bien para pedir dinero u otras regalías, bien para servirte como guías turísticos improvisados.

Y, desde luego, lo que no debes dejar de utilizar es el autobús turístico que hace la ruta por las principales atracciones y monumentos de la ciudad.

Efectivamente, en Marrakech hay un servicio de bus turístico que presenta dos modalidades:

  • Marrakech Monumental: Hace la ruta por los monumentos imprescindibles de Marrakech, como la Koutoubia y las Murallas. Los autobuses salen cada 60 minutos
  • Marrakech Romantique: También salen cada 60 minutos, aunque el trayecto es más corto que el anterior, recorriendo lugares como La Palmeraie o los Jardines Majorelle.

En ambos casos el autobús sale de la Oficina de Turismo de Marrakech, en la Avenida Mohammed V, aunque puedes subirte a estos autobuses en cualquiera de las paradas de su recorrido. El trayecto viene a costar unos 10€, aunque existen descuentos para niños. El servicio es prestado por Alsa City Sightsseing, una empresa del grupo español ALSA, utilizando para ello autobuses de dos pisos descubiertos, fácilmente identificables por su color rojo.

En fin, también tienes la opción más romántica de pasearte por Marrakech utilizando las tradicionales calesas de caballos. Las encontrarás a las puertas de los hoteles de lujo y en lugares muy turísticos, como la Koutoubia y Jemaa-el-Fna, son de tarifas fijas (no obstante conviene dejar claro el precio desde el principio) y resultan muy útiles para hacer un recorrido romántico por Marrakech y los alrededores. Obviamente, el precio es mayor que cualquier otro tipo de transporte público, pero la experiencia es mágica y te la recomendamos.

Por lo demás, para moverte por Marrakech y alrededores puedes utilizar también los autobuses públicos urbanos e interurbanos, pero, de antemano, ya te avisamos de que no son recomendables, sobre todo en las horas punta, ya que se saturan de gente y resulta más cómodo y eficaz utilizar otros medios de transporte, como es el caso de los anteriores que te hemos mencionado o, cómo no, el socorrido alquiler de bicicletas o de ciclomotores del que te puedes informar en el hotel en que te alojes, aunque te avisamos de que conducir por Marrakech una bicicleta o un ciclomotor es realmente una temeridad, ya que los conductores no los respetan en absoluto.

Finalmente, alquilar un coche es también una buena opción (puedes contratar tu coche de alquiler desde aquí), pero sólo para moverse por los alrededores de la ciudad, ya que Marrakech es un caos para conducir (no por el volumen de vehículos, que no es alto, sino por el nulo respeto por las normas de circulación de sus conductores). Te recomendamos que si optas por alquilar un coche lo hagas antes del viaje o en el propio aeropuerto a través de alguna compañía internacional y seria, como es el caso de Hertz.